¿Taladro doméstico o profesional?

Como muchas otras herramientas eléctricas, los taladros se dividen en dos tipos básicos:


A veces hay un tipo intermedio: tareas semiprofesionales. El principio de funcionamiento de los aparatos domésticos, profesionales y semiprofesionales es el mismo; la diferencia radica en la potencia, el peso, el precio, un conjunto de funciones y algunas otras características.

Conocer las diferencias sin duda ayudarán en la decisión de comprar un taladro u otro.

Se preferirá el taladro doméstico para la gran mayoría de las reparaciones domésticas sencillas. Sus ventajas, además del precio más bajo en comparación con las herramientas profesionales, son:

  • Diseño ligero, para que sea más fácil trabajar con la herramienta
  • Versatilidad

Los taladros domésticos suelen estar equipados con funciones y accesorios adicionales, como puntas destornilladoras. Los taladros profesionales más especializados están orientados a una tarea específica, por lo que en términos de versatilidad son inferiores (atornillador de impacto, martillo…).


Una buena protección y un diseño inteligente hacen que el trabajo con un taladro doméstico sea más cómodo y seguro, lo que es muy importante para los usuarios inexpertos;

Por otro lado, un taladro doméstico no debería funcionar más de 4 horas al día. El tiempo óptimo de funcionamiento continuo es de 15-20 minutos, tras los cuales la herramienta descansa y se enfría para poder volver a trabajar. Esto se debe a que el montaje de los modelos domésticos utiliza motores menos potentes y materiales no tan resistentes. Esto no significa que el taladro se rompa rápidamente, sino que está diseñado para tareas pequeñas que requieren de menos potencia.

Si tienes que trabajar regularmente durante 5 o más horas al día, un taladro profesional es el camino a seguir. Se caracteriza por un potente motor que puede soportar fácilmente cargas considerables sin sobrecalentarse ni estropearse. Un taladro profesional puede trabajar de forma continua durante más de una hora y unas 7-8 horas al día, con pequeños descansos. Esta herramienta es más cara que una doméstica, menos versátil, más pesada, pero mejor protegida del polvo y la humedad, y un profesional no puede prescindir de ella.

Los taladros semiprofesionales son una clase limitada de aparatos. Los modelos semiprofesionales pueden ser vendidos como taladros domésticos con algunas características de los profesionales o incluso como profesionales.

El taladro que elijas depende del tipo de trabajo que pretendas hacer y de la frecuencia. Si lo necesitas para colgar una estantería o un cuadro de vez en cuando, puedes optar con seguridad por la versión doméstica. Si trabajas haciendo reparaciones o vas a usar el taladro en tu hogar a diario de forma intensiva, tiene sentido considerar las perforaciones profesionales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: