Cómo perforar con precisión

La técnica es importante al perforar los diferentes tipos de materiales, el uso de la broca adecuada y la potencia del taladro son dos factores importantes para taladrar con efectividad y precisión pero no los únicos. Lee este artículo para saber cómo perforar con precisión la madera, metal, hormigón, vidrio y azulejos.

Conceptos básicos de perforación


Dos cosas que resultan útiles al perforar son asegurar la pieza y mantener el taladro firme. Para hacer los agujeros en las piezas, asegúrate de que están firmemente sujetas en el banco o mesa de trabajo y marca previamente la ubicación del agujero que vas a realizar. Comienza el proceso a baja velocidad, aumentando gradualmente la velocidad. El final de la perforación también es mejor a baja velocidad.

En la perforación manual (no fija), la broca debe mantenerse perpendicular a la superficie de trabajo. Cuanto menor sea el movimiento lateral de la broca, mayor será el diámetro del agujero correspondiente al diámetro de la broca.

Al sujetar el taladro con un mango de sujeción, se puede evitar la oscilación innecesaria del aparato. También permite el uso de brocas de gran potencia para realizar agujeros de gran diámetro en materiales de distintos grosores y densidades.

Si el taladro se atasca, deja de perforar. Si el taladro está equipado con una función de retroceso, utilízala para retirar la herramienta con cuidado. Si no hay marcha atrás, la broca atascada puede soltarse con unos alicates y un martillo. Para evitar que la herramienta se atasque en la salida, utiliza una velocidad baja y reduce la presión del taladro. La profundidad de perforación de los agujeros ciegos puede controlarse utilizando el tope de profundidad de perforación, que suele venir con el taladro.

Recapitulando, tu taladro debería tener estos elementos para mejorar la comodidad y precisión de la perforación:

  • Velocidad de rotación variable
  • Posibilidad de cambiar el sentido de giro de la broca
  • Tope de profundidad de perforación
  • Mango de sujeción regulable

Veamos ahora algunos consejos sobre cómo perforar cada tipo de material.

Perforar la madera correctamente


Antes de empezar a taladrar en la madera, puedes hacer una pequeña cavidad en la zona marcada con un punzón para evitar que la broca resbale, o utilizar una broca de punta central.

Cuando se trabaja en madera, se puede utilizar cinta adhesiva o yeso para evitar que se astillen y se produzcan rebabas en la salida, pegando con cinta adhesiva el punto de salida previsto y retirándola sólo después de haber hecho el agujero. También se puede colocar un bloque de madera bajo la superficie de salida con el mismo fin.

También se puede perforar por los dos lados, eliminando la salida de la broca como tal, pero en este caso se debe calcular con precisión el lugar de la salida prevista, para obtener un agujero con un recorrido suave.

Perforar el metal con precisión


Cuando se trabaja con metal, para evitar el desplazamiento de la broca al principio del trabajo es necesario hacer una depresión con una broca de núcleo pequeña, o utilizar brocas con un diámetro pequeño (escalonado) de la cabeza de corte. Este tipo de herramientas no dejan rebabas en la salida del metal.

Cuando trabajes en chapa, coloca una tabla o barra de madera debajo de la chapa para mayor comodidad. Esto reducirá la deformación deprimida del metal alrededor del agujero y reducirá el número de rebabas en la salida. El borde afilado del agujero (rebaba) que se forma en la superficie de salida puede eliminarse con un avellanador o un dispositivo especial de desbarbado. Para agujeros de gran diámetro, se puede utilizar una broca de menor diámetro para la primera pasada y luego escariar el agujero resultante con una broca del diámetro correcto.

La refrigeración constante ayudará a prolongar la vida útil de la broca y evitará que se sobrecaliente y se rompa. Utiliza aceite o agua como refrigerante.

Perforar hormigón


La herramienta tradicional para perforar hormigón sigue siendo el martillo perforador. Sin embargo, si la exigencia del trabajo no es muy grande, un taladro percutor puede ser suficiente.

Si no se dispone de un taladro percutor, también son útiles unos alicates y un martillo. Interrumpiendo periódicamente el proceso de trabajo con un taladro normal, saca el taladro, introduce algún punzón metálico en el agujero y, sujetándolo con las pinzas, aplica unos cuantos golpes con el martillo. Estas acciones hacen que el hormigón se microfisure en el fondo del agujero y permiten que la broca atraviese el material más fácilmente.

Cuando trabajes con hormigón, piedra o ladrillos, utiliza brocas especiales con insertos de carburo. Asegúrate de mantener las herramientas frías, aunque algunas fuentes afirman que la refrigeración por agua reduce su vida útil, por lo que será aconsejable el taladrado en seco con intervalos temporales para la refrigeración por aire.

Cuando se perfora en material heterogéneo (por ejemplo, hormigón armado), es mejor utilizar dos tipos de broca (de hormigón y metálica) para reducir el riesgo de variaciones en el agujero y de daños en la herramienta. Para evitar el sobrecalentamiento de las brocas, refréscalas periódicamente con agua o aceite lubricante.

Perforar vidrio y azulejos


Deben utilizarse brocas para vidrio y azulejos con insertos cónicos de carburo. Enfría constantemente la broca y la superficie utilizando agua, vinagre o aguarrás. Trabaja en las baldosas de vidrio y cerámica sólo a bajas revoluciones, evitando dañar las juntas y uniones.

Perforar plástico o metacrilatos


El plástico es fácil de perforar sin gran esfuerzo físico, utilizando brocas universales en metal o madera. Debido a la baja emisión de calor de este material, es necesario mantener fríos la broca y el propio laminado para evitar que se fundan los bordes del agujero.

Para evitar el astillado en la salida, es aconsejable aumentar gradualmente el diámetro de la herramienta utilizada, de menor a mayor, y luego avellanar el agujero desde la superficie de salida. Y la perforación final se hace con el diámetro requerido. Este proceso lleva bastante tiempo, pero evita que las dos superficies de la lámina de plástico se astillen y agrieten.

Siguiendo las sencillas reglas para taladrar en diferentes materiales, podrás realizar tus tareas con rapidez y eficacia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: